Compartir

La familia es un apoyo importante en la construcción de nuestros hábitos saludables. Involucrar a todos los miembros al momento de crear y mantener un estilo de vida sano es esencial para alcanzar un estado de bienestar general.
 
Los lazos con la familia forjan nuestra identidad desde el nacimiento y es vital “nutrirse” del afecto y experiencias que puedan proporcionarnos, además de tomarlos como fuente de motivación, para poder gozar de una buena calidad de vida en cada etapa de nuestro desarrollo. 
 
Contar con el apoyo de nuestra familia es de tal importancia, que puede hacer la diferencia entre una vida saludable o el desarrollo de ciertas enfermedades. Esto es especialmente importante si tomamos en cuenta la soledad en adultos mayores, factor que los hace más vulnerables y propensos a enfermedades físicas y/o mentales y que tiene como consecuencia un detrimento en su autonomía y un aumento en el aislamiento, la angustia, la demencia y la depresión. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la salud es “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Adquirir hábitos de vida saludable en compañía de tu familia te ayudará a mantenerla, así como a mejorar la calidad de tu estilo de vida. 
 
Los hábitos de vida saludable son un conjunto de acciones que se van adoptando con el paso del tiempo. 

1. Aliméntate sanamente
 
Seguir una dieta balanceada es importante para tener una buena salud. Procura incorporar a la alimentación cotidiana de la familia verduras, frutas, granos, proteínas (carne, pollo o pescado), lácteos y alimentos que les aporten el valor nutrimental adecuado de vitaminas y minerales para cada integrante, pero con bajo contenido en carbohidratos y colesterol. Por otro lado, reduce el consumo de alcohol y evita el consumo de tabaco.
 
Consulta con un médico y/o nutricionista las mejores opciones de alimentación para ti y tu familia, de acuerdo con tus necesidades. En la actualidad, existen productos como Ensure®, diseñado especialmente para apoyar la nutrición. Puede ser recomendado diariamente, por su profesional de la salud, especialmente para adultos mayores con necesidades particulares de nutrición. 

2. Realiza actividad física
 
Incorporar un programa completo de ejercicio a la rutina familiar, los ayudará a mantener un estado de salud óptimo. Además de fomentar la convivencia entre los integrantes de la familia y la interacción con otras personas, realizar actividades físicas de manera regular les permitirá fortalecer los huesos, los músculos y el corazón, aumentar la capacidad de sus pulmones, mejorar sus niveles de energía y su estado de ánimo, y a controlar su peso.
 
La Organización Mundial de la Salud recomienda que los adultos realicen actividades físicas variadas, de manera regular, 2 o 3 veces por semana, puedes consultar la guía de la OMS sobre Actividad Física y Comportamiento Sedentario para conocer más sobre estas recomendaciones. Entre los ejercicios que tú y tu familia pueden realizar se encuentran los aeróbicos, como caminar, correr o andar en bicicleta, y las actividades de fortalecimiento muscular, como levantar pesas o hacer flexiones de pecho. 


Habla con tu médico para establecer el programa de ejercicios que más se adapte a tus preferencias y para garantizar que cualquiera que sea la actividad física que estén por empezar responda a las necesidades y etapa de desarrollo de cada integrante de manera segura y eficiente. 

3. Duerme lo suficiente
 
Todos necesitamos dormir lo suficiente para mantener el funcionamiento de nuestro organismo. En promedio, un adulto necesita dormir alrededor de 7 a 8 horas y disfrutar de un periodo de sueño de calidad. Establecer un horario para dormir y despertar relajado y descansado, es una buena rutina para ti y tu familia.
 
Independientemente de los hábitos que estés por modificar o incorporar, es importante que te tomes un tiempo para escuchar las necesidades y deseos de cada uno de los integrantes de tu familia para mantener la motivación y hacerlos sentir bien durante el proceso. Recuerda que cualquier etapa de la vida es ideal para iniciar un cambio positivo y que en todo momento debes consultar con expertos en medicina y nutrición. 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1. Organización Mundial de la Salud. (s.f.). Constitución. https://www.who.int/es/about/governance/constitution

2. Organización Mundial de la Salud. (s.f.). La salud mental y los adultos mayores. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/la-salud-mental-y-los-adultos-mayores

3. Organización Panamericana de la Salud. (s.f.). Curso de vida saludable. www.paho.org/es/temas/curso-vida-saludable

4. National Institutes of Health. Biblioteca Nacional de Medicina (2021). Vida Saludable. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002393.htm

5. Organización Mundial de la Salud. (s.f.). Actividad física. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/physical-activity

6. US Department of Health and Human Services. Office of Disease Prevention and Health Promotion (2021). Cómo llevar una vida sana. https://health.gov/espanol/myhealthfinder/temas/llevar-vida-sana