Compartir

En la época actual, se hace necesario tener una calidad de vida acorde a los años que gozamos sin enfermedades crónicas o discapacidades. Pero la realidad es otra, estamos ante una situación en que, si bien hay una tendencia global de vivir más años, no necesariamente estos son los más saludables.1,2

 

Cuando envejecemos, es inevitable que pensemos en enfermedades del corazón, diabetes, fragilidad y riesgo de caídas quizá porque creemos que es una situación natural. Pero no todos envejecemos igual, por eso buscar tendencias entre aquellos que envejecen bien podría ayudar a reducir los efectos negativos del envejecimiento en otros.3

 

Un factor que parece estar asociado con una mejor salud a largo plazo es el músculo. En este orden de ideas, la masa muscular es crucial para la estabilidad y la movilidad en nuestras vidas diarias, además de ser vital para el metabolismo. Mantenerla es esencial para la fuerza y la independencia, especialmente en personas mayores. Esto puede lograrse con una dieta equilibrada y actividad física y así, evitar el riesgo de caídas y la debilidad de la fuerza general.3,21

 

Existen dos problemas comunes durante el envejecimiento: la sarcopenia que es la pérdida, de calidad, tamaño y función muscular que se da con el tiempo y la dinapenia que es la pérdida de fuerza muscular que se puede asociar con enfermedades graves que afectan la calidad de vida. Estos dos problemas pueden estar relacionados con enfermedades como diabetes, deterioro cognitivo, enfermedades cardiovasculares, disminución de la calidad de vida y mortalidad, entre otros. La obesidad sarcopénica o aumento de la grasa corporal por pérdida de fuerza y función muscular también puede llevar a un mayor riesgo de enfermedades del corazón.3-13

 

Para mantener la masa muscular, es necesario aumentar la proteína en la dieta, lo que también es efectivo contra la sarcopenia. Los adultos mayores necesitan 1.0-1.2 g de proteína por kg de peso al día para mantener músculos fuertes. Una alimentación saludable fortalece su sistema inmunológico y mejora la salud general.14-20

 

La actividad física es otro de los factores esenciales para mantener la masa muscular. El ejercicio de resistencia y fuerza potencia la respuesta a la proteína, es esencial para conservar la masa muscular, especialmente en adultos mayores con discapacidades. Consultar a su médico y profesional de la salud para un plan de entrenamiento adecuado es lo más recomendable.18-22

 

Por último, como recomendaciones generales, es importante que mantengas una dieta equilibrada rica en nutrientes y considera suplementos como Ensure® Advance si tienes pérdida muscular debido a problemas de salud. Combina actividad física con una buena alimentación para mantener la masa y fuerza muscular. Ensure® Advance con HMB y proteína de alta calidad es beneficioso para adultos con dificultades para obtener suficiente proteína de su dieta normal.

 

ENSURE®, NUTRICIÓN ESPECIALIZADA.

 

Recuerda consultar con tu profesional de salud sobre las medidas a implementar que sean más adecuadas según tu condición de salud.

 

BIBLIOGRAFÍA:

1.- Nations U (2014). World Population Ageing, 2013. United Nations Publications.

2.- Salomon JA, et al. (2012). Healthy life expectancy for 187 countries, 1990–2010: a systematic analysis for the Global Burden Disease Study 2010. The Lancet.; 380(9859): 2144-2162.

3.- Cruz-Jentoft AJ, et al. (2019). Sarcopenia: revised European consensus on definition and diagnosis. Age Ageing.; 48(1): 16-31.

4.- Geisler C, et al. (2016). Gender-Specific Associations in Age-Related Changes in Resting Energy Expenditure (REE) and MRI Measured Body Composition in Healthy Caucasians. J Gerontol A Biol Sci Med Sci.; 71(7): 941-946.

5.- Lexell J, Taylor CC, Sjostrom M. (1988). What is the cause of the ageing atrophy? Total number, size and proportion of dierent fiber types studied in whole vastus lateralis muscle from 15- to 83-year-old men. J Neurol Sci.; 84(2-3): 275-294.

6.- Scott D, de Courten B, Ebeling PR. (2016). Sarcopenia: a potential cause and consequence of type 2 diabetes in Australia's ageing population? Med. J. Aust.; 205(7): 329-333.

7.- Bahat G, Ilhan B. (2016). Sarcopenia and the cardiometabolic syndrome: A narrative review. Eur Geriatr Med.; 7(3): 220-223.

8.- Hsu YH, et al. (2014). Association of cognitive impairment, depressive symptoms and sarcopenia among healthy older men in the veterans retirement community in southern Taiwan: a cross-sectional study. Geriatr Gerontol.; Int 14 Suppl 1: 102-108.

9.- Tsekoura M, et al. (2017). Sarcopenia and Its Impact on Quality of Life. Adv Exp Med Biol.; 987: 213-218.

10.- Sipers WMWH, et al. (2019). Sarcopenia Is Related to Mortality in the Acutely Hospitalized Geriatric Patient. J Nutr Health Aging.; 23(2): 128-137.

11.- Yusuf S, et al. (2020). Modifiable risk factors, cardiovascular disease, and mortality in 155 722 individuals from 21 high-income, middle-income, and low-income countries (PURE): a prospective cohort study. Lancet 395.; (10226): 795-808.

12.- Addison O, et al. (2014). Intermuscular fat: a review of the consequences and causes. Int J Endocrinol.; 10.1155/2014/309570.

13.- Ouchi N, et al. (2016). Protective Roles of Adipocytokines and Myokines in Cardiovascular Disease. Circ J,; 80(10): 2073-2080.

14.- Kirwan R, et al. (2020). Sarcopenia during COVID-19 lockdown restrictions: long-term health eects of short-term muscle loss. GeroScience.;10.1007/s11357-020-00272-3.

15.- Bauer J, et al. (2013). Evidence-Based Recommendations for Optimal Dietary Protein Intake in Older People: A Position Paper From the PROT-AGE Study Group. J Am Med Dir Assoc.; 14(8):542-559.

16.- Traylor DA, Gorissen SHM, Phillips SM. (2018). Perspective: Protein Requirements and Optimal Intakes in Aging: Are We Ready to Recommend More Than the Recommended Daily Allowance? Adv Nutr.; 9(3): 171-182.

17.-Morris S, et al. (2020). Inadequacy of Protein Intake in Older UK Adults. Geriatrics (Basel).; 10.3390/geriatrics5010006.

18.- Kirwan RP, et al. (2021). Protein interventions augment the eect of resistance exercise on appendicular lean mass and handgrip strength in older adults: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Am. J. Clin. Nutr.;. 10.1093/ajcn/nqab355.

19.- Atherton PJ, Smith K. (2012). Muscle protein synthesis in response to nutrition and exercise. J. Physiol.; 590(5): 1049-1057.

20.- Cuthbertson DJ, et al. (2006). Anabolic signaling and protein synthesis in human skeletal muscle after dynamic shortening or lengthening exercise. Am J Physiol Endocrinol Metab,; 290(4): E731-738.

21.- Tinetti ME, Ginter SF. Identifying mobility dysfunctions in elderly patients. JAMA 1988; 259(8):1990

22.- Izquierdo M, Häkkinen K, Antón A, Garrues M, Ibañez J, Gorostiaga EM et al. Eects of strength training on muscle power and serum hormones in middle-aged and older men. J Appl Physiol 2001; 90: 1497-1507.

ANCOENS202329158